¿Por qué recibir asesoría financiera?

Porque ahora sientes frustración. No sabes en qué se va tu dinero o sabes en qué se va pero no lo puedes cambiar. Piensas que hacer un presupuesto solucionará tus problemas, pero lo haces y no funciona y ya no sabes qué más hacer.

Ahora imagínate tener la facilidad de hacer todos tus pagos a tiempo, de disfrutar unas hermosas vacaciones sin endeudarte, de sentirte libre de poder salir a tu restaurante favorito y saber que si tienes un contratiempo cuentas con dinero para pagar ese imprevisto. Eso es lo que lograrás con la asesoría.

¿Las asesorías son para gente con plata?

No, la gente hace plata cuando recibe asesorías. Hay dos formas de aumentar el patrimonio: ganar más o gastar menos. En la asesoría exploramos ambas, para que puedas sacarle el máximo provecho a tus ingresos actuales y puedas generar ingresos adicionales. 

¿Si tengo deuda, puedo recibir asesoría?

¡Si, si y si! De hecho, la mejor forma de salir de la deuda y de generar hábitos financieros  saludables es recibir una asesoría. Retrasar la asesoría sería como querer bajar de peso antes de ir al nutricionista. ¿No tiene sentido verdad? Tampoco tiene sentido querer ordenar tus finanzas antes de la asesoría, porque la asesoría es para ordenar las finanzas.

Así te sentirás después de una asesoría

"Tener asesorías no solo me dio herramientas prácticas para poder entender y mejorar mis finanzas sino que cambió toda mi relación con ellas. Por primera vez no sentí presión ni restricción. Ahora se sienten más ligeras, no me aterra revisarlas y me emociona planificar todo lo que puedo hacer con ellas."

¿Otras dudas?

¡Gracias por tu mensaje!